top of page

¿QUÉ ES LA ESCRITURA DE DIOS?

CAPÍTULO II: LAS ESCRITURAS Y LA BIBLIA

Sección 1: ¿Qué es la Escritura de Dios? 


Conocemos que, Toda la Escritura ya fue inspirada por el soplo y/o aliento de la boca de Dios. EL Canon de ella está completo. Cristo es Toda la Escritura de Dios. Cristo es el Canon de las Escrituras. Cuando Colosenses 2:10 dice que en Cristo estamos completos, es completitud de las Escrituras. Al soplo de Dios se le llama “Inspiración” que es respira sobre alguien el mensaje de Dios. La boca de Dios es el lenguaje de su propia Escritura. Dios, siempre escribió soplando sobre alguien. Cuando Dios sopló, preparó al sujeto y le dio el oído “Akoe” que es el oído espiritual. Oír la Escritura es oír lo que Dios habló. El que tenga oído (Akoe) para oír (Escritura) que oiga (Obedezca). El oír da información, pero el obedecer las Escrituras de Dios da transformación. La Escritura es la voz de Dios. Es el fluir de Dios. Es la voluntad de Dios.


Escritura es Tora de Dios. Palabra es Verbo de Dios. Moisés vivió en Egipto y fue hijo de la hija del Faraón de turno. Moisés aprendió de los egipcios los “Jeroglíficos” que, desde ese entonces, se comenzó a grabar Escritura en físico las palabras habladas por medio de dibujos en las láminas y/o paredes sólidas. Así, se inició el arte a grabarse la historia de los pueblos, pues, antes solo se transmitía por medio de cuentos, historias, relatos y aun canciones. Después, vino al Escritura cuneiforme usada por los babilonios. Luego vinieron los fenicios y empezaron a formar caracteres a partir del sonido de las letras y tomó auge en Canaán y de allí fue formándose el lenguaje o idioma ora y la Escritura del arameo, moabita y hebreo. Después vino el “Papiro”. Mas tarde vinieron los griegos y formaron letras utilizando letras del arameo y del hebreo que fue popular hasta los romanos que transformaron dicho alfabeto en el latino y así se fue recopilando la mayor parte de los datos bíblicos y ayudaron a la creación de las Sagradas Escrituras.


Encontramos “Escritura” en Jeremías 32:10 “Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza”. Daniel 5:17 “…Leeré la Escritura al Rey, y le daré la interpretación”. La palabra “Escritura” significa “Titulo de Propiedad” de Dios. Existe en la Sagradas Escrituras de Dios, la Escritura narrativa dónde leemos una historia contada en su forma más básica, que trata de compartir algo que le sucedió a un personaje y su relación o trato con Dios o de Dios con él. También la Escritura descriptiva, la Escritura persuasiva, la Escritura expositiva, la Escritura creativa.


Conocemos que, la palabra “Inspiración” es del hebreo Chay y del griego Theopeneustos y ambos términos significan “Aliento, hálito, soplo e insuflación”. Que lo que se insufló en el cuerpo de Adán en Génesis 2:7 fue Escritura de Dios, se insufló vida, se insufló el ADN de Dios y por eso, el hombre lleva dentro de sí “Escritura de Dios”. Lo que se sopló en las Escrituras en 2 Timoteo 3:16 también fue Vida “Toda la Escritura es inspirada por Dios (Es Chay o Jai) con utilidades para educar al hombre de Dios”. Que cuando Dios envío a Su Hijo, él nació con la “Escritura de Dios” y por eso, se dio testimonio que Yahshúa era el Verbo de Dios hecho carne.


Conocemos que, las Sagradas Escrituras tratan es con los principios gobernantes de vida y de leyes y valores espirituales para enriquecer la vida del hombre de Dios. Que todo lo que Dios sopló fue el hablar de Dios; porque Su palabra es Espíritu de Dida, ya que Yahshúa en Juan 6:63 dijo que las palabras que habló fueron Espíritu y Vida. Habló Escritura de Dios. Cada palabra inspirada es aliento que da vida. El hombre de Dios en Romanos 8:2 es gobernado por la ley del Espíritu de vida, es decir, es gobernado por la “Escritura de Dios”. Si no habla -Escritura de Dios- no es hombre de Dios.


Conocemos que, el Espíritu de Dios es la esencia de la misma Escritura. Es el autor. Que no hay Escritura sin Espíritu de Dios. Que la substancia de la Escrituras es el Espíritu ulterior que da vida a la Escritura de Dios. Que Dios es Escritura, es un asunto de Escritura, de Espíritu y de Vida. Que el Espíritu de la Escritura “sube” a nosotros, cuando actuamos obedeciendo sus principios rectores y/o leyes maestras de Dios. Que todo lo que Dios sopló en Su mensaje espiritual es útil. Que Toda la Escritura de Dios es comunicada por medio del Verbo Cristo, Juan 1:1 y por medio de los “Verbos delegados” de Dios como fueron los profetas y apóstoles del I Siglo.


Conocemos que, la Escritura es poder de Dios y sabiduría de Dios, es decir, que la Escrituras es puro Cristo, 1 Corintios 1:24. Que Cristo fue la expresión y acción viviente de Toda la Escritura de Dios, Apocalipsis 19:13. Que estar en Cristo es estar en la Escritura de Dios. La Escritura de Dios no es una letra muerta, es una palabra viviente que transforma. Si en alguien la Escritura de Dios, no lo transforma, solo leyó y jamás obedeció. La Escritura es la Palabra oral escrita de Dios, en Mateo 4:4 Yahshúa hablando con su tentador judío (Diablo, oponente, adversario) (Un escriba versado en las Escrituras hebras) le dijo: “Escrito está; No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Le dejo bien claro que el “Escrito” era toda palabra que salía de la boca de Dios”.


Conocemos que, Toda la Escritura también es útil para enseñar, para dar a conocer o para transmitir ciencia, consejo y sabiduría. Que es útil para redargüir, reprender o refutar confrontando el carácter del sujeto. Que es útil para corregir o rectificar lo incorrecto o volver a alguien al camino correcto, restaurarle dejándole en una condición recta u organizada. Que es útil para o generar el propósito de instruir al hombre en justicia, es decir, disciplinarlo o castigarlo conforme a lo justo o recto para ponerlo dentro de la condición de la justicia de las cosas. Que todos los cuatro propósitos: enseñar, redargüir, corregir e instruir tiene la finalidad y objetivo para que el hombre de Dios con la Escritura de Dios sea cabal, capacitado, pleno, varón perfecto. maduro y equipado para toda buena acción en la vida para la vida. Que no hay hombre de Dios sin Escritura de Dios. Que Dos, hombre de Dios y Escritura de Dios van unidas o juntas.


Conocemos que, las dos tablas del testimonio dadas a Moisés son el primer fundamento codificado de Toda la Escritura de Dios, Exodo 32:15,16. Que las tablas fueron obra de Dios, y la Escritura era Escritura grabada sobre las tablas (Tipo del corazón del hombre). Que el doble propósito de Dios con la Escritura grabada era exteriorizarla al hombre para que viera de afuera hacia adentro y se interiorizar en el adentro para su transformación y vida. Que la finalidad de poner Su Escritura en tablas fue para repetirla viendo y leyéndola los hijos de Israel, para conviccionarla en su entendimiento, para conversarla estando en la casa, andando por el camino, al acostarse y al levantarse, escribirla en los postes de la casa y en sus puertas, Deuteronomio 6:7-9. Esos niños judíos fueron los Talmid de las Escrituras, por eso, a la edad de los 12 años, el niño Yahshúa era un gran Talmid o discípulo muy versado en las Escrituras de Dios.


Conocemos que, la Escritura para penetrar al corazón o a la conciencia o al entendimiento, debe entrar por el sentido humano de la vista o de los ojos, por eso, se le mandó a todo Israel oírla, leerla, asimilarla, atarla como una señal en sus manos para que estuviera como frontales en sus ojos a fin de llegar a la base de sus propios corazones. Que la Escritura es la pedagogía educativa espiritual de Dios para el hombre. Que cuando Moisés le reveló el Shema a Israel la conexión de todos fue: Israel, Jehová uno es (Deuteronomio 6:4). Que, si Dios Uno es, es entonces Una sola Escritura y es. Que Dios sin la Escritura no es Dios y Escritura sin Dios no es Escritura, porque son una misma expresión de su esencia. La Escritura y Dios son una misma esencia. Leer a Dios es leer Su Escritura y leer el Escrito está, es leer al Dios está.


Conocemos que, Yahshúa el Cristo de Dios (Lucas 9:20) y Verbo de Dios, Juan 1:1,14, siempre apoyó sus dichos y su de cierto os digo en la Escritura como en Mateo 21:42, Mateo 22:29, Marcos 2:10, Marcos 15:28, Lucas 24:27, Lucas 24:45. Que Yahshúa invitó a sus discípulos a escudriñar las Escrituras como en Juan 2:22, Juan 5:39, porque “Escudriñar” las Escritura era lo mismo que escudriñar a Yahshúa y que Yahshúa nunca pudo ni puede estar fuera de la Escritura de Dios.


Conocemos que, Que Yahshúa a los mismo escribas y fariseos les recordó los que las antiguas Escrituras decían de él como en Juan 7:38, Juan 7:42, Juan 10:35. Que Yahshúa habló lo que la misma Escritura decía de él como en Juan 13:18, Juan 17:12, Juan 19:24. Que la muerte de Yahshúa también estuvo trazada en la Escritura como en Juan 19:28, Juan 19:36,37, Juan 20:9. Que los mismos apóstoles escritores apoyaron sus epístolas en las antiguas Escrituras como en Hechos 17:3, Hechos 17:11, Romanos 1:2, Romanos 4:3, Romanos 9:17, Romanos 10:11, Romanos 11:2, Romanos 15:4, Romanos 16:26, 1 Corintios 15:3,4, Gálatas 3:8, Gálatas 3:22, Gálatas 4:30, 1 Timoteo 5:18, 2 Timoteo 3:15,16, Santiago 2:8, Santiago 2:23, Santiago 4:5, 1 Pedro 2:6, 2 Pedro 1:20, 2 Pedro 3:16. Que Apolos era un hombre poderosos en las Escrituras en Hechos 18;24,28.


Conocemos que, la palabra Ley no es la Tora ni la Tora es la palabra Ley, aunque la Torá tiene ley. Que Tora en hebreo es Yarah (YRH) que es lanzar el tiro de flecha hacia un objetivo y Horáh significa dirigir por el aire la fuerza del tiro de flecha para que dé en el blanco. Que Tora es la guía objetiva o el dedo de Dios que señala el blanco y de ahí, se ha entendido como “Dedo, Instrucción, Conducto, Dirección, Orientación y Enseñanza”. Que la Torá viviente de Dios fue Yahshúa. Que al pentateuco de los cinco libros como el Génesis (Bereshit), Exodo (Shemoth), Números (Bemidbar), Levíticos (Bayikrá) y Deuteronomio (Devarim), se le conoce como el fundamento de la Tora de las Escrituras hebreas. Que pentateuco en el griego es Pen igual a cinco y Teujós igual a funda para libros, fueron las cinco fundas de la Tora, así como la funda que guarda una almohada. Que la palabra ley es del griego Nomos y es norma, precepto, mandamiento, obligación. Que las cinco fundas de la Tora contienen a la ley. Que las Escrituras contiene a la Tora y la Tora contiene a la ley. Ninguna invalida a las otras, porque los contenidos no se pueden invalidar. Que el hombre del Reino es hombre de las Escrituras consumadas de Dios. Somos Reino. 


*Este documento pertenece a la Universidad Reino Prohibida la copia electrónica, escrita, digital, sin una debida certificación y permiso del Ebed: Dr. Rey Estrada. Solo si lo usas para enseñar y predicar con el mismo título, contenido y autor, eres libre de compartirlo. Estudia con nosotros la Universidad Reino 1 - https://www.reyestrada.com/universidadreino-1




30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen
bottom of page