top of page

CONOZCA QUE DIOS NO ES TRES ES UNO

Conozca al Dios del Reino: Capítulo 1

Sección 14: Conozca que Dios no es Tres es Uno

 

Conocemos que, la frase de Yahshúa en Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, no es un triteísmo y/o trinidad ni es un asunto de tres Dioses. Se hacen discípulos en el “Nombre” singular de Dios y ¿Cuál es ese nombre? Es el Yo Soy. Yo Soy Padre. Yo Soy Hijo. Yo Soy Espíritu Santo. No Tres Yo Soy. Todo parte del Yo Soy. ¿Qué es Dios en Padre? Es una designación de filiación y/o subordinación porque tuvo un Hijo a quién le sujeto todas las cosas y a su vez este se sujetó con ellas al Padre, 1 Corintios15:27,28 y él vino a hacer Su voluntad. ¿Qué es Dios en Hijo? Es una designación de obediencia al Padre porque en la condición de hombre se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz, Filipenses 2:7. ¿Qué es Dios Espíritu Santo? Es una designación de guía a la verdad, porque es el espíritu de verdad, Juan 14:17 y fue una designación de consolación porque nunca dejó huérfanos a los discípulos, Juan 14:16. ¿Qué es una designación? Es una acción de señalar a una persona o a una cosa para un fin, propósito, misión o función o papel determinado. Dios no es tres Dioses, es Uno y es Único como en Deuteronomio 6:4.  En 2 Corintios 13:14 la Gracia fue el acto de Cristo. El Amor fue el acto de Dios en Juan 3:16. La comunión fue el acto del Espíritu Santo. No fueron tres actos procedentes de tres Dioses. Gracia, amor y comunión son y fueron acciones dispensada al hombre procedentes de un mismo Dios.

 

Conocemos que, la palabra “Nombre” es del griego “Onoma” y significa el carácter y la autoridad del Ser que lo posee. En Mateo 28:19 no hay “Nombres” para referirse a plurales, sino “Bautizándoles” (Sumergiéndolos por enseñanza o por conocimiento) en el “Nombre” o en la “Onoma” o en el carácter de Dios. No es bautismo en tres caracteres.  

 

Conocemos que, Dios es Uno en esencia y nombre y su nombre eterno es el Yo Soy de Exodo 3:14. Que la palabra “Uno” en (Deuteronomio 6:4) reveló la Unicidad de Dios que indica que Él es absolutamente Uno, Sólo, Único e Indivisible. Que nadie es como Dios y que solo hay un Dios (Gálatas 3:20). Que en la esfera de la espiritualidad sólo existe la Unicidad, es decir, Dios único. Que el término Unicidad es equivalente a monoteísmo estricto. Que usamos Unicidad para diferenciar henoteísmo pluralista. Que en el henoteísmo pluralista, Dios puede ser uno entre dioses y aún puede ser elegido como el Dios superior por encima de los inferiores. Que en el monoteísmo estricto, Dios no está compuesto de dos personas (binitarismo), o de tres personas divinas y distintas (Trinitarismo). Que la Unicidad no concibe a Dios como una pluralidad de Dioses o personas divinas. Que la Unicidad de Dios excluye la coexistencia de cualquier otro dios y cualquier otra posibilidad de coexistencia con semidioses. Que  la Unicidad maneja entonces la única esencia y naturaleza de Dios sin partituras divinas. Que la Unicidad si puede manifestar su esencia como en 1 Timoteo 3:16 donde dice que Jesucristo es la manifestación de Dios en carne (Juan 20:28; Colosenses 2:9). Que a esa Unicidad manifestada Pablo la llamó   ”El misterio de la piedad”.

 

Que la Unicidad reveló ese misterio desde su propia voluntad (Efesios 1:3-14), Dios viniendo al mundo (Juan 1:9-10), Dios mismo viniendo y salvando (Isaías 35:3-4)(Isaías 43:10-12)(Mateo11:2-6)(Lucas 7:18-23), Dios con nosotros (Isaías 7:14)(Mateo 1:21-22), el misterio escondido desde los siglos y edades (Efesios 3:8-12)(Colosenses 1:28), el misterio de la fe (1 Timoteo 3:9), la manifestación de la Gloria de Dios (Isaías 40:5)(Apocalipsis 1:7), Dios en Cristo (2 Corintios 5:18-20)(Colosenses 2:8-10), el Padre morando en el Hijo (Juan 14:8-14), El Padre participando de carne y sangre (Hebreos 2:14), El misterio de Dios el Padre y de Cristo (Colosenses 2:2-5), el misterio de Cristo (Efesios 3:1-4)(Colosenses 1:25-26) Colosenses 4:2-41), Cristo es Dios sobre todo (Romanos 9:5). Que la Unicidad al manifestarse tomó nombres y títulos atributivos y esenciales para la comprensión del hombre acerca de Dios, tales como Padre, Verbo (o Palabra), Hijo y Espíritu Santo, pero ninguno de estos títulos se refiere a otros Dioses sino al uno y al mismo Ser. Estos diferentes calificativos simplemente titulan o denotan designaciones, papeles o roles relaciones con la humanidad en modo subordinado, o modos de actividad, o aspectos de la revelación de Dios.

 

Que todas estas designaciones de la Unicidad se aplicaron a Yahshúa el Cristo, y en Él se manifestaron todos aspectos y atributos comunicables de Dios. Jesús fue el manifestó de Dios en carne (Isaías 9:6; 40:9) (Juan 8:58) (Juan 20:28) (2 Corintios 5:19) (Colosenses 2:9) (1 Timoteo 3:16) (Tito 2:13). En la Unicidad ¿Por qué el papel de Padre? Porque tiene un Hijo, debido a su relación paternal que quiere comunicar a la humanidad (Deuteronomio 32:6) (Isaías 63:16). En la Unicidad ¿Por qué el papel de Hijo? Porque hay una manifestación en carne para redención (Lucas 1:35)(Gálatas 4:4)(Romanos 8:3). En la Unicidad ¿Por qué el papel de Espíritu santo? Porque tiene que revelar desde su esencia la naturaleza espiritual y santa (Génesis 1:2)(Hechos 1:8) y la verdad.

 

En la Unicidad no hay Trinidad. En la Unicidad intrínseca de Dios, el Padre no es un ser, el Hijo no es un ser, el Espíritu Santo no es un ser, porque la Unicidad no tiene tres seres dentro de su esfera/esencia espiritual. La Unicidad sólo admitió designaciones para la comprensión del hombre acerca de la relación de Dios con la humanidad bajo estados de subordinación (Padre – Hijo). Yahshúa fue el Hijo de Dios por designación y rol en el cumplimiento de su misión redentora. Yahshúa no fue un ser diferente dentro de la Unicidad. Fue diferente del Padre, dentro de la humanidad por los oficios humanos que debía cumplir en la tierra.

 

Conocemos que, la Unicidad de Dios, enseña que único Ser existente es Dios, pero el poder de la Unicidad ha manifestado las tres designaciones de Padre, Hijo, Espíritu Santo para que el hombre entienda de manera desglosada. Dios en la designación no sólo es Padre en la creación “¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?...” (Malaquías 2:10), también es Padre en la filiación “Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por mismo Espíritu al Padre” (Efesios 2:18). La Unicidad reveló muchas otras designación tales como el Admirable (Isaías 9:6), el Alfarero (Jeremías 18:6), el Altísimo (Génesis 14:18-22), el Bendito (Esdras 7:27), el Bueno (Nahúm 1:7), el Castillo (Salmos 18:2), el Consejero (Isaías 9:6), el Consolador (Isaías 51:12), el Creador (Eclesiastés 12:1), el Escudo (Proverbios 2:7), el Eterno (Jeremías 10:10), el Fiel (1. Corintios 1:9), la Fortaleza (Habacuc 3:19), el Fuerte de Jacob (Génesis 49:24), el Glorioso (Santiago 2:1), el Hacedor (Job 32:22), el Juez (Miqueas 5:1), el Justo (Lamentaciones 1:18,), el Libertador (Romanos 11:26), el Misericordioso (Nehemías 9:31), el Obispo de Nuestras Almas (1. Pedro 2:25), el Omnipotente (Ezequiel 1:24), el Pastor (Salmos 23:1), la Paz (Hebreos 13:20), el Perdonador (Salmos 86:5), el Perfecto (Mateo 5:48), el Piadoso (Jonás 4:1), el Poderoso (Judas 1:24), el Recto (Deuteronomio 32:4), el Redentor (Job 19:25), el Refugio (1. Samuel 2:2), el Rey (Sofonías 3:15), La Roca (Habacuc 1:12), el Salvador (Isaías 43:3), el Sanador (Éxodo 15:26), el Santo (Apocalipsis 15:4), el Señor (Josué 3:11), el Verdadero (1 Juan 5:20), estas 39 designaciones no son 39 Dioses dentro de la Unicidad. Que la Unicidad designa el título Padre por su relación paternal para con la humanidad; designa el título Hijo por su relación redentora, y designa el título Espíritu santo por su relación regeneradora. Que cuando la Unicidad titula a Jesús como Hijo lo refiere a la manifestación de Dios en carne como el ser humano perfecto (Efesios 4:13), el Cristo (Mateo 1:16), el Mesías (Juan 1:41) o el segundo Adán (1. Corintios 15:45-49). Que el título Hijo a veces se enfoca solamente en la humanidad de Cristo, como por ejemplo en la cita 'por la muerte de su Hijo' (Romanos 5:10). Que a veces se relaciona simultáneamente con la Deidad y la humanidad, como por ejemplo en la cita 'Desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo' (Mateo 26:64). Que el título Hijo nunca se usa aparte de la manifestación de Dios en carne, por tanto, nunca se refiere exclusivamente a la Deidad.

 

Conocemos que, la Unicidad no usa ni admite los términos 'Dios Hijo' e 'Hijo Eterno'; sólo permite 'Hijo de Dios' y 'único Hijo engendrado' (unigénito). La Unicidad no admite la expresión “El Hijo engendrado en la eternidad” sólo admite el Hijo fue engendrado por concepción humana, porque en esta esfera iba a darse todo el proceso de esa designación “Hijo”. Hijo pertenece al estado de subordinación. El poder la Unicidad produjo el poder de la encarnación para que el Hijo sucediera (Lucas 1:35; Gálatas 4:4)(Hebreos 1:5-6). Que cuando la Unicidad manifestó su esencia en carne la insufló por medio de su aliento de vida o Espíritu Santo. Sin esa insuflación “Espíritu” no habría podido Yahshúa ser el unigénito Hijo de Dios Padre. Que el propósito de la Unicidad al insuflar es producir algo viviente como en Génesis 2:7 y como en 1 Timoteo 3:16 o Juan 1:14. Que en la insuflación es dónde entró el poder activo del Espíritu Santo, por eso, en hechos 2:4 todos los discípulos del pentecostés fueron llenos del Espíritu Santo. Debido a la insuflación algo puede hablar, ser o vivir o manifestarse.  Que debido a las designaciones es que podemos entender la relación Dios - Hijo el que manifestó esa plena encarnación. ¿Qué produjo la Unicidad en Yahshúa designado Hijo? Produjo al Dios – hombre, por eso, Yahshúa llegó a ser el Emanuel, o el Dios con nosotros (Mateo 1:23), es decir, el Dios de adentro único viniendo y salvando, es decir, Dios mismo puesto a favor de la humanidad (Mateo 1:21). A partir de la manifestación del Dios hecho carne, Jesús comenzó a revelar relaciones divinas tales como "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30), como el que confiesa al Hijo tiene también al Padre (1 Juan 2:23). Que la Unicidad sólo reveló una poderosa manifestación “Dios hecho carne”. Que la Unicidad no podía revelar la encarnación de tres personas divinas, ni la encarnación de un Dios diferente al Padre, ni la encarnación de un semidiós, ni la encarnación de un ángel (i.e. arcángel Miguel).

 

Que la Unicidad reveló al Hijo no como un mero hombre y común, sino como la manifestación de Dios en Carne. Que cuando el Antiguo Testamento habló del Mashiahj/Mesías como Dios, lo hizo dentro del contexto del monoteísmo absoluto. Que Igualmente, cuando el Nuevo Testamento habló de Yahshúa como Dios, lo hizo de acuerdo con la definición que el Antiguo Testamento transmite acerca de Dios. Que la Unicidad nunca reveló a Yahshúa como el Hijo que se haya engendrado a sí mismo, que se haya enviado a sí mismo, que se haya orado a sí mismo, que se haya amado a sí mismo o que se haya exaltado a sí mismo, pues ya comprendimos las designaciones de Dios y el por qué es Padre y para qué es Hijo. Que muchos creen que cuando Jesús murió, también murió Dios. Que la Unicidad jamás muere porque es esencial a la eternidad ¡Dios es eterno! Y lo eterno no muere. Que cuando la Unicidad reveló la designación o el título Espíritu Santo, fue para describir la fuerza, el vigor, el poder, y la actividad de Dios. Que la palabra Santo hizo la referencia a sus atributos morales, mientras que la palabra Espíritu hizo la referencia a la naturaleza de Dios. Que el Título se usó particularmente para referirse a que Dios pudo obrar entre los hombres porque Él fue Espíritu, así Él tuvo la capacidad de ungir, de regenerar, llenar y santificar a la humanidad. (Génesis 1:1-2)(Hechos 1:5-8)(Juan 3:5,6). Que El PADRE se refirió a Dios en su relación paternal con la humanidad; El HIJO se refirió a Dios en su manifestado visible en carne en la relación redentora con la humanidad; y el ESPÍRITU se refirió a Dios en su actividad en la relación de guiador, consolador y potenciador en su relación con la humanidad. En Dios no hay Tres sino Uno.


*Este documento pertenece a la Universidad Reino Prohibida la copia electrónica, escrita, digital, sin una debida certificación y permiso del Ebed: Dr. Rey Estrada. Solo si lo usas para enseñar y predicar con el mismo título, contenido y autor, eres libre de compartirlo. Estudia con nosotros la Universidad Reino 1 - https://www.reyestrada.com/universidadreino-1




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page